Salmonfest

En el año del bicentenario de la patria, y en el décimo aniversario del disco El Salmón, surge el Salmonfest, una fiesta que celebra la épica cancionera gestada por Calamaro que, encerrado en domésticos estudios de grabación, con la compañía del Cuino Scornik, compuso y grabó, sin ningún tipo de condicionamientos, cerca de 300 canciones en apenas tres meses.

31 dic. 2010

Lo que nunca quisiste saber acerca del Salmonfest

Se termina el 2010, el año del cumpleaños número 10 del disco El Salmón, el disco que inspiró el evento, la excusa que nos agrupó: el Salmonfest. Por suerte, este festejo no es el único acontecimiento que tenemos para contarles a nuestros hijos acerca de este año de número redondo. Porque este 2010 también fue el año en que la patria, concretamente para unos, simbólicamente para otros, cumplió 200 años y lo celebró con un festival popular donde la palabra masas volvió a tener sentido. También fue el año en que quedó de manifiesto una coherencia política, cierta identidad nacional y un soporte apto para profundizar discusiones y apuntalar la participación comunitaria. El año que Maradona dirigió a la selección en un mundial y nos hizo acordar que el fútbol podía transmitir las más diversas emociones. El año en que el matrimonio volvió obsoletas a las tendencias sexuales. Y el año, entre tantísimas otras cosas, en que montajes como las tomas, los saqueos y las paranoias no surtieron el efecto dominó que sus poderosos instigadores deseaban.


Compilado Salmonfest de alto contenido erótico


Con este repaso pretendemos dar cuenta de nuestra posición. No queremos que ningún desprevenido se sorprenda. Nos parece saludable hacer una intro así porque las relaciones de fuerza en las estructuras de poder cambiaron y la agenda mediática, por ejemplo, está viviendo una disputa que hace décadas no vivía. Esto, entre otras cosas, hace que la opinión pública merodee cierta información y se explaye sobre un extenso abanico de temas. Desde ya, celebramos esta apertura, sin embargo creemos que falta mucho trabajo ya que bajo el amparo de un falso concepto de libertad de expresión que habilita a cada quien a decir lo que quiera, todo pero absolutamente todo se convirtió en objeto de diatriba, de modo tal que los acontecimientos se volvieron relativos, conclusión que llevó a más de uno a decir,
porque estamos en democracia, después de una razonable y libre asociación, que Einstein, con su teoría de la relatividad, además de hacer un postulado referido a la física estaba vaticinando el futuro del complejo entramado al que conduciría la semiosis social.

---------------------

Desde un primer momento supimos que no queríamos rendirle culto a Calamaro. De hecho siempre tratamos de nombrarlo lo menos posible. La idea era buscar una lectura integral. Nos interesa su obra, desde ya, pero valoramos particularmente El Salmón porque entendemos que una obra no es sólo un compilado de canciones, sino también un espacio de confluencia de múltiples factores. En ese sentido rescatamos que Calamaro haya puesto de muy mal humor a la discográfica al entregarle los cinco discos que le habían pedido, con el pequeño detalle de que esos cinco discos fueran una obra de 103 temas hechos en escasos meses y tras un proceso de grabación que, desde ya, nadie esperaba. Por otro lado, claro está, valoramos cuestiones que son, si se quiere, estratégico-anatómicas, como ser, por ejemplo, el hecho de realizar un retrato circunstancial del hombre y su contexto, donde el autor profundiza obsesivamente en cada detalle de su existencia hasta dejar que decante toda la poesía interior.


Calamaro, "Presos de nuestra libertad"
(El video es sólo por el audio. Eviten las imágenes)

---------------------

El Salmonfest tardó 10 años en madurar, casi lo mismo que nuestra larga adolescencia iniciada en los 90`s. Entonces sí, iniciado este año, con algo de ideas más claras, cierto equilibrio mental para sostener un evento “serio”, y también, claro, con cierta estabilidad económica y algunos pesos de más, nos largamos a nadar, pero por mal que nos pese, no contra la corriente, porque hacer lo mismo en contextos diferentes es lo que lleva a que la historia no sólo se repita como tragedia o como farsa, sino también como cualquier otra cosa que seguro nadie desea.

Avenida 9 de Julio durante la celebración del 25 de mayo

Cuando se alinearon los planetas empezamos por ir a Radio Atómika. Ahí encontramos un espacio de difusión y de ideas. Ellos tenían un antecedente importante: en 2004 habían dado el puntapié inicial de la saga de eventos salmónicos a través del Salmon Day. Ese día, con la conducción del Cuino Scornik, co-equiper de Calamaro durante la gesta y letrista de varias composiciones del disco, entre ellas el corte de difusión El Salmón, hicieron un programa larguísimo en el cual, entre cada una de las 103 canciones del disco se las ingeniaron para tener charlas, entrevistas, bandas en vivo y contar detalles y anécdotas sobre distintas situaciones concernientes al disco. Dicho acontecimiento fue denominado como “el suicidio comercial”, término que si bien puede sonar revelador, no nos parece justo ya que, por un lado lo vemos como un eslogan inadecuado para describir un hecho puramente humano y artístico, y por otro, no lo creemos cierto por el simple hecho de que el balance económico del disco todavía no se detuvo. Es decir: el disco no se agotó a la semana, pero aún se mantiene en plena vigencia.

--------------------

La idea que fue tomando forma fue la de hacer un festival de bandas, músicos afines y temas del disco sonando in eternum. En función de eso se empezó a pensar en la plata disponible. A pesar de eso surgió la idea de hacer algo gastando menos de lo que teníamos y arriesgando prácticamente nada. Eso implicaba hablar con algún encargado de un bar y garantizarle un caudal de concurrentes que consumieran sus bebidas. En realidad, eso es lo que se suele hacer, así que enseguida vimos los limitantes: espacio reducido, tiempos acotados para la cantidad de bandas que pensábamos convocar y libertad para decidir qué hacer en el local, tres factores con los que entendimos que sólo puede maniobrar una organización que, a diferencia de nosotros, lleve mucho tiempo en el tema. Por otro lado, pensándolo bien, no nos parecía el marco correcto para quienes pensábamos como nuestros números más fuertes: Ciro Fogliatta y Los Animalitos, con quienes en verdad todavía nos faltaban definir un par de cosas. Ya estaban aseguradas Cheers, Cabeza de Bombay y Martín Bijio. Fue en medio de esas dudas cuando, en vez de esperar que se dieran las condiciones, salimos a buscar los acontecimientos. Así, de un día para otro, alquilamos el Uniclub. No nos importó que el día fuera un domingo. Casualmente, domingo 22 de agosto, el día que nació Calamaro. No teníamos idea qué tenía que ver, pero nos pareció que estaba bien.


Cuestión de estado. El gol contra los ingleses, una boludez


Mientras tanto esperábamos respuesta del Cuino Scornik, a quien habíamos invitado a participar de la forma que le pareciera conveniente. Al principio se mostró reticente, sin embargo después de conversar con Nico Landa, cantante de Los Animalitos, y acordar ensayar algunos temas, nos comunicó, sobre la hora, que iba a participar nada más y nada menos que subiéndose al escenario a cantar. Esa noche brindamos. Las entradas estaban a la venta, el blog relucía el nombre del letrista de El Salmon, teníamos un sonido que estaba como para el monumental, y Prismáticos, una banda de Misiones enterada del evento, estaba viajando hacia Buenos Aires exclusivamente para participar. Pedir más era ser un desagradecido. Lo cierto es que efectivamente tuvimos que soportar algo más: un paquete navideño de Calamaro. Nada y nada menos que una de las portaestudio con la que se grabó el disco y unos cds con 18 temas de la época de composiciones compulsivas que al momento se mantenían inéditos hasta para su propio autor. De hecho, en la carta con la que Calamaro envía su muestra de generosidad, expresa que esos temas fueron seleccionados vía random, con lo cual no es una locura pensar que nunca los haya escuchado.


Hermoso tema que podría llamarse himno de la noche
pero que se llama "De Vampiros". Los Animalitos en el
Salmonfest


De la fiesta en sí misma sólo podemos hablar de cuestiones internas más propias de un reality show o de un stand up de humor. Lo que sí podemos decir es que para nosotros fue gloriosa. Disfrutamos cada segundo. Tanto que todavía no hicimos otra porque sospechamos que no podríamos pasarla tan bien. De todos modos estamos dispuestos y vamos a hacerla, porque creemos en El Salmón, la épica, la rebeldía original, el trabajo y, por sobre todas las cosas, en una especie de justicia que funciona en algún lado y ubica las cosas lejos del alcance de algún tipo de razón que ande dando vueltas. Enormes notas en Tiempo Argentino, Página 12, y un programa de radio dedicado al disco durante una semana estuvieron haciendo algo para estimular esa justicia. Por eso creemos que está bien encaminada la cosa, y esperemos que así continúe. La revolución 2.0 de Calamaro también fue un caso. Sus rabietas twitteras. Sus shows por todo el país ni hablar. La variada y arbitraria elección de temas que hizo en cada presentación también nos parece importante, lo mismo que su poesía tras la muerte de Néstor Kirchner. Incluso creemos que su participación en el festival de Plaza de Mayo en conmemoración de los derechos humanos y la democracia hubiese sido una estocada letal para el sector de conservadores que diseccionan a los seres humanos en compartimentos estancos, es decir, de la misma manera que tienen los condimentos en la alacena.


Calamaro en el teatro Cocomarola, de Corrientes,
interpretando el chamamé "Río Manso"


De todos modos, si bien no tuvimos esa actuación, hubo otra muy importante. Fue hace dos días, el miércoles, a las tres de la tarde, y dentro de la tierra. Precisamente en el hall de la estación de subte Olleros, un espacio público donde suele haber publicidades de máquinas de afeitar, champúes o perfumes. La actuación fue del mismísimo Marcelo Cuino Scornik junto a la banda de músicos con la que se apresta a grabar su segundo disco, el cual posiblemente esté terminado para el mes de abril de este 2011 que nos está acariciando.

Alta puesta en escena

Con esta actuación, que en plena jornada laboral contuvo el paso y la sonrisa de 150 personas y le puso ritmo y sorpresa a miles que iban o venían, queda asentado que un espacio público vaciado de sentido puede ser utilizado como escenario para una banda de rock y ofrecer, igualitariamente, sin distinciones de género, edad, estilo y poder adquisitivo, un espectáculo para encontrarse con la comunidad.

El Cuino agradece, el público hace la que le pinta


Muchas gracias por todo !!!


Felicidades !!!



Y recuerden las palabras del creador de la bestia:

El Salmón está arriba de todos en la cadena alimentaria

6 dic. 2010

La vacuna antirrábica

“Lástima Argentina eras bizcochuelo, ahora sos gelatina”, sentenciaba Calamaro en El perro, la canción cortina de Día D, el programa que tenía Lanata en pleno apogeo noventista.

Mi papá miraba muy atento el programa, así que los domingos a la noche, cuando estaba de visita en su casa, todos teníamos que estar en silencio. Yo, si no estábamos comiendo, hacía cualquier otra cosa antes de quedarme frente al televisor. Un par de veces había intentado verlo, pero la verdad es que no lo entendía. Trataba de seguirlo. Lanata me llamaba mucho la atención y me hacía pensar, mientras mi viejo sonreía cómplice, que todo lo que decía debía ser muy importante. Así y todo, nunca lo pude escuchar. Era como si estuviese mirando una película muda.

Yo tenía más o menos catorce o quince años y además del fútbol, la música, las pibas o la escuela, tenía ciertas herramientas argumentativas. Sabía, por ejemplo, bastante sobre los viaje del che, sus últimos días en Bolivia, y también, algo de Perón y Montoneros, que era la agrupación a la que había pertenecido el esposo de mi vieja. Con esto de “había pertenecido”, digamos que estoy siendo muy parcial, porque recuerdo bien clarito que una vez me dijo que la agrupación estaba desmantelada, pero que cada uno de ellos seguía siendo un montonero.

Con él era con quien hablaba de política. En realidad lo digo así para que se entienda, porque lo cierto es que no hablábamos estrictamente del tema. Hablábamos de cosas para hacer en el barrio. De arreglar la cancha de la plaza. De organizar algo por el día del niño. De armar una jornada de bandas de rock. Yo no me daba cuenta, hasta que un día, yendo en una combi con los pibes del barrio para jugar un partido por los torneos juveniles bonaerenses, me lo dijo: esto se llama militancia.

Un domingo a la noche, en vez de ir a lo de mi viejo, me quede en lo de mi mamá. La tele nunca se prendió. Entonces empecé a entender lo que me pasaba a mí con Día D. Mi hipótesis es que mi viejo lo miraba porque estaba quebrado. El había sido parte del gremio de ATE hasta que Menem desmanteló todo. Despues se dedicó a la televisionología.

Paralelamente, era la época de Los Piojos, del fasolita querido, de la armónica insípida de Ciro, de la Bersuit, de su denuncia berreta y demagoga, de disfrazar a los pibes con pijama, de la cumbia villera sonando en los countries, de un Calamaro en plena guerra, viviendo al pulso de la canción, sensiblemente mimetizado con el acontecer del pueblo. Era, si se quiere, la época de la Argentina gelatina, un país flatulento que se servía en cacharros y nos tenía con el hambre como certeza.

Hoy, si bien muchos van a negarlo, estamos bastante lejos de lo que éramos. Lastima por ellos; a quienes bizcochuelo, gelatina, ensalada de frutas, torta frita y cualquier otro comestible le servía para adjetivar el país en el que vivían como reyes. Sin embargo, el poco tiempo que pasó, menos de diez años, nos lleva a afirmar que, mediando el trabajo, la historia puede ser apenas un capricho del discurso. Porque los hechos son incontrastables. Y con ellos no vale el capricho. Esto años no son comparables a los últimos diez o veinte años, que fueron el epílogo de la dictadura, sino a los últimos sesenta años, que es donde se puede rastrear la época más feliz de la Argentina.

Dejamos un video del último recital de Calamaro en Rosario. Interpreta justamente la canción El perro. Lo hace junto a la banda con la que viene girando por todo el país y, como muy pocas veces, con la compañía de su amigo, letrista y cómplice de la gesta del salmón, Marcelo Cuino Scornik. El video fue grabado desde el público y posiblemente una filmación con producción quede más linda, verídica y emotiva que esa.



24 nov. 2010

Audio del programa homenaje a El Salmón, con el Cuino Scornik de invitado

Durante la semana pasada, tal como lo anunciamos en el post anterior, FM Nacional Rock, 93.7, emitió un especial sobre El Salmón al cumplirse 10 años del momento en que el pecesito salió río arriba a pelearle el presente al destino. Lo que ocurrió fue que pasados los cinco programas diarios (transmitidos de 15 a 16 hs), debido a la cantidad de material que quedó sin escucharse, la producción decidió hacer una sexta emisión. La misma se llevó a cabo el lunes 22, en medio del cotejo de otro aniversario: el de la Vuelta de Obligado.

A continuación les dejamos un link desde el cual puede escucharse el programa emitido el día miercoles, que contó, ni más ni menos, con la presencia del hombre de la sabiduría oriental que no es uruguayo ni asiático, la lengua más rápida de todo méxico, el letrista de las míticas El Salmón, Estadio Azteca y No me pidas que no sea un inconsciente y, entre tantas otras cosas, el coequiper de Calamaro en la gesta del fin del mundo: el mismisimo Marcelo Cuino Scornik.

Acá tienen el camino hacia el audio (click).

Y acá una canción para hacer dormir a sus hijos pequeños y para detener la guerra entre las dos Coreas.

15 nov. 2010

Semana Salmónica Fatal !!

A 10 años de la llegada de El Salmón a las calles, se sigue haciendo justicia. Esta vez, Semana Salmónica Fatal. El 15,16,17,18 y 19 de noviembre, de 15 a 16 hs, por la 93.7, FM Nacional Rock, programa especial dedicado al disco. Detalles, debates, testimonios, invitados y quien sabe que más, se internarán en el agua, cual ejercicio antropológico, para acompañar al pecesito heroico. Y vos, nativo digital, si no sabes lo que es un aparato de radio, o un dial, dale click a este link: http://www.radionacional.com.ar/vivo/nacional-937.html

El río estaba equivocado.

13 nov. 2010

El Salmón: La última gran obra musical

Hoy, 13 de noviembre, se cumplen exactamente diez años de la salida a la calle del disco menos vendido y menos escuchado de Calamaro en el país: El Salmón. La contrapartida de esos menos es que el disco va camino a ser el más entendido y perdurable de todos los que haya hecho Calamaro. Una muestra de ello quizá sea que se celebre su salida diez años después. ¿Con qué discos pasan esas cosas? Definitivamente con muy pocos. La diferencia es que El Salmón no cumple con los requisitos para ser un clásico. Es decir, llegó al status de los homenajeados por la puerta de atrás. Una puerta destinada para los sensibles, obstinados y resistidos. Sin embargo a veces hay una especie de justicia funcionando en algún lado. Y esa justicia tuvo en cuenta al disco de nombre homónimo al de ese pecesito que remonta el camino hecho durante toda su vida en pos de la reproducción y supervivencia de la especie. De esta manera, nos queda agradecer y honrar, a Andrés, al Cuino, y a todos y todo lo que aportó a la producción de esa majestuosa obra que mantiene vivo el fuego de las grandes hazañas.
¡Viva El Salmón por siempre!
!Viva la resistencia!




18 oct. 2010

La nota que nos hubiera gustado escribir

Tiempo Argentino: Entrevista a Andrés Calamaro

“Ninguna bala parará a El Salmón”

Publicado el 17 de Octubre de 2010


El músico celebra los 10 años del disco quíntuple que lo ubicó en el límite entre lo lunático y lo trascendente. Una obra incomprendida que tuvo su revancha.

Era otra Argentina. A fines de 2000 ya había renunciado Chacho Álvarez. Y con él, las últimas ilusiones de mejora social depositadas en la Alianza. Era la época de las puntocom y los salones de chat, de la Selección invencible de Bielsa y el Boca ídem de Bianchi, de la cumbia villera y el luto por Rodrigo, del Nuevo Nuevo Cine Argentino y del primer furor por Gran Hermano; la Argentina de los patacones, los piqueteros y las colas en las embajadas para escaparse del país. Las jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001 se cocinaban a fuego lento.
En ese contexto explosivo y desesperanzado, Andrés Calamaro tomó una decisión temeraria, sin antecedentes en el mundo discográfico local o mundial: editar un disco de estudio quíntuple, El Salmón. Nada menos que 103 temas que registraban de forma cruda y sin filtros el estado de convulsión permanente en que vivía entonces. “Fue un período de libertades extremas que conseguimos asociar con una cierta disciplina de escritura inmediata y grabación espontánea. Aquello no fue sencillo, pero tampoco fue un sacrificio, por suerte teníamos los grabadores y los lapiceros para volcarnos con la creatividad”, dice hoy Calamaro en un tono mucho más sereno del que ofrecía en aquellos años, cuando “internaba” a los periodistas que se animaban a visitarlo con monólogos tan alucinados como apasionantes.
“No podría jurar que aquel disco me cambió la vida, pero sí que fue un pedazo de (mi) vida”, sostiene en vísperas del décimo aniversario que el álbum cumple en estos días, y que ya suscitó festejos organizados por sus fans, los Salmón Fest, además de un estado de balance y reflexión constante por parte del ex Abuelo de la Nada. Un álbum histórico que, sin embargo, no la tuvo fácil en sus comienzos recuerda a Tiempo Argentino: “El Salmón no fue recibido como una revolución, tengo la sensación de que nadie quiso apostar por esta obra espontánea y salvaje, no tuvo (en ese momento) la respuesta que yo esperaba. Incluso la opinión pública apostó a que la mayoría del material era descartable.”

–¿Cómo fue, entonces, que un disco más cercano a lo terrorista que a estríctamente artístico generó tanto interés con el paso del tiempo?
–Lo que me sorprende es el tiempo y la energía que volcábamos en las grabaciones sin intención de publicarlas. Grabábamos El Salmón sin pensar en un disco. Estábamos “seguros” de que aquellas grabaciones eran privadas y que no saldrían nunca de la “escucha” íntima. Todavía ahora oigo sorprendido esas grabaciones domésticas y “basureras” pero intensas, y una inquietante sensación de libertad y de artesanía me conmueve un poco, al mismo tiempo que me excita y me despierta una tenebrosa nostalgia: renunciar a todo para grabar un “no-disco” con semejante energía.

Contra lo que necesitaba la industria (que pedía otro disco perfecto y radial como Alta Suciedad para combatir la ya creciente piratería), contra lo que esperaba la prensa (que en algunos casos se burló de su “nulo criterio de selección”) e, inclusive, contra una parte importante del propio público (que le costó habituarse al extraño giro que habían tomado los acontecimientos), El Salmón se plantó con la exigencia de una escucha distinta, alejada de los siempre relativos parámetros de “calidad”. En su lugar, las canciones del álbum pedían ser juzgadas según su vitalidad, urgencia y autenticidad. Y, en ese plano, temas como “Horizontes”, “Un barco un poco”, “Jugando al límite” y obviamente “El Salmón”, con su letra manifiesto, resultaron imbatibles. “Fue un disco que tuvo un poco de Rayuela de Cortázar, un disco intenso y anarquista, con canciones que apostaron a los sentimientos hondos, y otras que fueron fragmentos de un happening.”
Visto en perspectiva, el disco era también bastante distinto respecto a lo que sucedía musicalmente en aquel momento. De hecho, por estas fechas también se cumplen los diez años de Kid-A (la utopía abstracta de Radiohead) y, en el plano local, el rock barrial alcanzaba su apogeo de convocatoria, mientras que Gustavo Cerati mostraba su costado más cool y el indie se debatía entre el pop inteligente y la electrónica para pocos.

–¿Cómo se ubicó El Salmón frente a sus contemporáneos?
–No teníamos idea de lo que pasaba con la música, no nos importaba, estábamos ocupados escribiendo todo el día. Supongo que mi memoria musical estaba intacta, ¡pero no lo recuerdo ahora mismo! Lo que sí teníamos era mucho diálogo social y político. Marcelo Scornik, que coescribió varias de las letras del disco, es un peronista auténtico, fue a Ezeiza cuando vino Perón y estaba con la Unión de Estudiantes Secundarios (UES). Hablábamos mucho de de política y, al mismo tiempo, sentíamos que podíamos respirar debajo del agua, que el caos y la crisis no eran un mal ámbito para nosotros, que habíamos renunciado a casi todo.
–Se dijo mil veces que te encerraste meses en tu departamento de la calle Pacheco de Melo y que vivías para componer y grabar, ¿cómo fueron aquellos días a nivel cotidiano? ¿Cómo compatibilizabas esa dedicación con todo lo que demanda vivir?
–Era una vida absolutamente marginal, un vértigo permanente, olvidados los calendarios, sin leer periódicos ni revistas, ni ver televisión. Realmente no sabíamos si eran las ocho de la mañana o las ocho de la noche, un happening de renuncia y libertades peligrosas, con todo lo que la imaginación quiera agregar como ingredientes de masacre contra la moral y acción creativa. Nos visitaban Hebe Bonafini, Jorge Lanata y otras personalidades destacadas de otros universos al margen de lo confesable.
–¿Tenías líos con los vecinos? ¿Cómo resolvías esa convivencia?
–Nos mandaban a la policía día por medio. Llegaron a denunciarnos tantas veces que abandonamos mi vivienda por consejo de mi abogado penal. Una noche cargamos todos los equipos que pudimos y nos fuimos a pasar enero a un apart-hotel. Teníamos dramas vecinales, pero supongo que los dramas eran los de los sufridos vecinos cuando llovían electrodomésticos y teclados sobre el techo de cristal de la coqueta planta baja recoleta....
–Deep Camboya, el estudio-cuarto donde grababas los temas, tomó dimensiones míticas. ¿Cómo era?
–El equipo era tan paupérrimo, pero a la vez hecho a medida, tan obsoleto y escaso que podíamos instalarnos en cualquier lado. Al principio me enchufé en el living, después instalamos el grabador en una mesa más alta, después a un entrepiso sobre la cocina y finalmente, sí, a la habitación más lejana, más incomoda y decadente del departamento, que era un magnifico semipiso estilo francés reciclado por el diseñador (Jacques) Bedel.
–¿Cuál es el legado de El Salmón?
–Ninguna bala parará a El Salmón, es un mojón de libertad y locura, una violación del arte, mi Titanic sin hielo. A mí me dejo milagrosamente entero, en Pampa y la vía. Sin dudas, es una grabación valiente, el anticoncepto como concepto que sería imposible de imaginar sin la hermandad (y la pincelada poética y vital) de Marcelo Scornik. La verdad, lo hicimos todo con desinterés y honestidad, ¡ni siquiera pensábamos que grabábamos un disco! El Salmón está arriba en la escala de los depredadores, no se lo come nadie.

23 sep. 2010

Cuatro nuevos vidio-salmonfest salen a navegar la plácida turbidez de las nuevas tecnologías...

...y la verdad es que estamos muy contentos de que así sea. Queremos que estos videos se vean. Por ahora esto es posible gracias a la web, pero como no nos queremos abusar de ella tenemos en mente trasladar la proyección a otros terrenos. De todos modos, estamos muy contentos de poder compartir estos videos por acá. Y ademas qué videos !!! O acaso alguna vez vieron juntos en un escenario a Ciro Fogliatta, Marcelo Scornik, Los Animalitos, Pablo Aladren y Clota Ponieman?? O acaso vieron alguna vez a Martín Bijio?? Y al Cuino Scornik cantando temas que nunca había cantado y tirando al público la consola con la que se grabó El Salmón al grito de "al que le gusta el durazno que se banque la pelusa"?? Disculpen la modestía, pero eso, y muchas cosas más, nunca fueron posibles. Hasta el Salmonfest, claro. Lo que queremos mostrar es que para nosotros esto es verdaderamente valioso. No sólo porque nació de nuestras entrañas, sino porque a pesar de todos los reveses, por una vez, una única vez, contra todo pronóstico, al estilo de las películas de acción de Hollywood, pero traducidas a una adolescencia en pleno conurbano, en el apogeo de los años 90 y un futuro más lejano que las utopías, pudimos concretar un proyecto.
Estimamos mucho los mensajes que nos llegan, y estimaríamos mucho todos los que van a llegar. Así que pueden comentar, por el bien de todos. Pero no pongan nada de toda esa mierda xenófoba que recibió Calamaro por poner en un video a un Señor Negro Cumbiero y a un Jefe de Gabinete que le cierra la boca a todos a puro lunfardo. No hagan eso porque los vamos a censurar de por vida, y porque ademas quedaría en evidencia que no entienden nada de fenómenos populares, cosa que en este país, por suerte, es algo muy grave. Ahora sí, los videos. Y muchas gracias.


"Me llaman Cuino", Marcelo Scornik, Ciro Fogliatta, Los Animalitos, Pablo Aladren, Clota Ponieman



"El Muro de Berlín", Marcelo Scornik



"Palabras Rojas", Los Animalitos



"Este es el final de mi carrera", Martín Bijio

15 sep. 2010

Salmonfest, la película - Spot



Ficha técnica:

Dirección:
Salmonfest

País: EL Abasto
Estreno: 22 de agosto del 2010
Actores: Cuino Scornik, Ciro Fogliatta, Los Animalitos, Prismáticos, Pablo Aladren, Cheers, Cabeza de Bombay, Clota Ponieman, Negro García Lopez
Guión: inexistente
Producción: Dos Bello, Mascherano, Jonás y siete más
Música: El Salmón
Fotografía: Celeste Urreaga
Desmontaje: Cristian Mujica
Sinopsis: Cientos de personajes se reúnen en un mítico boliche del Abasto para buscar la libertad en el encierro de una maratón musical orquestada por el disco El Salmón y por una seguidilla de músicos correligionarios del lema " no nadamos contra la corriente, el río está equivocado".

5 sep. 2010

Parte de la estupenda performance acústica del genial Martín Bijio en el Salmonfest.

Martín Bijio en vivo en el Salmonfest
22 de agosto 2010 - Uniclub
Tema: Quiero Seguir



Muchos más videos en breve...

EL SALMON 2000 - 2010
Contra la corriente siempre....

Más material de Bijio:
martinbijio.com.ar
myspace.com/martinbijio
o unos post más abajo

3 sep. 2010

Los que estamos, estamos y se acabó, estamos haciendo rock and roll

Ayer vimos los videos en crudo del Salmonfest. En estos días vamos a estar subiendo algo. Sinceramente, hay imágenes impresionantes. Ya van a ver de qué hablamos. Lo que podemos adelantar es que hay unos planos del Cuino cantando con el corazón en la boca que nos llevaron a replantear nuestra vida entera. Para los que no fueron o no se acuerdan, el repertorio del Cuino fue el siguiente:

1) No me pidas que no sea un inconsciente

2) El muro de Berlín
3) Culo sin asiento
4) Me llaman Cuino
5) El Salmón

En breve estáremos subiendo esos videos. Mientras tanto dejamos El muro de Berlín, tema escrito por el Cuino.



Mandela, Malcom X, Sammy Davies y Angela Davis
todos tienen el mismo color
sexo, drogas y rock & roll
el mismo vértigo y sabor
nunca monté en un fórmula uno
me imagino el temblor

Tyson, Leonard, Mohammed, Diego
todos fuimos
somos rey al volver
que suerte

La llave encontré
no inventé el reino, el reino de Israel
no soy premio Nobel de la paz,
déjame en paz

Manolito Montoya en mi televisor
Bo Derek es igual a la mujer anterior
los que estamos, estamos y se acabó
estamos haciendo rock and roll

Si alguna vez fue verdad
reyes o navidad
nunca faltará en Kosovo
alguien a quien salvar

Se cayó el muro de Berlín
y no conocí al mago Merlín
pero creo, estoy seguro
que me vas a encontrar

Estoy seguro que me vas a encontrar
Creo, estoy seguro, que me vas a encontrar


Por último, linkeamos una nota que debe ser leída.
“Lo que nos impulsaba por entonces era el deseo de no querer dormir. Porque difícilmente el momento de despertarse iba a ser tan bueno como ese momento en que te quedaste dormido. Y con el correr de las canciones y los días, se transformó en algo heroico, que tenía que ver con mojarle la oreja a todo el mundo. Teníamos charlas donde hablábamos de grandes autores, compositores, músicos, colegas, amigos... por ahí te los encontrabas y te decían: ‘Escribí una canción’. Nosotros decíamos: ‘¡Una canción! Nosotros una canción te la escribimos en un rato’. ¡Hacer sólo una canción por día para nosotros era un fracaso!”.

31 ago. 2010

Martín Bijio, la Canción Sobre Todo y el Salmonfest

(Foto tomada por Elizabet Toledo la noche del evento)

Conocimos a Martín a través de un video en youtube que era parte de "La canción sobre todo", proyecto de nuestro amigo Lowfirocker que se presentaba de la siguiente manera: "¿Sos de los que se ponen a tocar apenas vuelven del laburo o de la facultad? Mandanos tu mp3 a lacancionsobretodo@gmail.com y te filmamos". Para nosotros, desde ese momento Bijio pasó a ser un representante de los que "cantan porque no son escuchados", es decir, de los que se generan su propio medio para hacer lo que quieren.

El video del que hablamos es este:


Y la reseña del video sobre el autor, hace dos años, era la siguiente:
"Martín Bijio tiene 25 años, es periodista de turf y burrero de alma. Cuenta con más de 100 temas repartidos en varios cd-roms. Blanco es su himno de presentación".

Entonces vino el Salmonfest, y tambien vino Martín, y se subió al escenario, solemne, intrépido, gorrito del chavo, guitarra en mano, cantó tres temas, se bajo y siguió con otras cosas. Uno de esos temas fue "Quiero seguir", canción que está en su myspace y que tenemos en modo repeat desde hace cuatro días. La letra es la siguiente:


Quiero seguir

mirando el sol

y no escuchar

más mentiras


Porque me cansé

de los que

quieren llegar bien alto

pasando la verdad por alto

pisándote

sobrándote

y no miran

a los ojos


Me cansé

de hablar así

sin mirar a los ojos

yo tampoco

No quiero más

no salir

por miedo a que afuera

me miren la campera

y que opinen mal

es normal

mirate la costilla

no tuvo más sonrisa

nunca más

desde la infancia

no tuvo más sonrisa

nunca más


Me cansé

de soñar

lo que quiero ser

sin poderlo ser

pero sé

que al final

vendrá

Mary Poppins

o Anthony Hopkins

y me llevarán

a un estudio de grabación

y en mi corazón sonarán

instrumentos de viento

en sol mi menor do y fa

instrumentos de viento del norte de Salta y San Juan

me cansé de la hipocresía y del humo que hay

que nublan el rumbo del jumbo con visibilidad


Quiero seguir

mirando el sol

quiero seguir

mirando el sol

mirate la costilla

no tuvo más sonrisa

nunca más

desde la infancia

no tuvo más sonrisa

nunca más


Pueden escuchar su enorme obra tanto desde martinbijio.com.ar (donde encontraran más de 150 grabaciones caseras) como desde su myspace

27 ago. 2010

Lo que queda del paquete navideño que preparó el tío Andrés para el Salmonfest: los 18 temas inéditos

La misma madrugada que terminó el Salmonfest, el cansancio de haber estado un mes en plena actividad se nos vino encima. A eso hay que sumarle el silencio en el que quedó sumido nuestro corazón. Ahora volvemos a darle cuerda a la voz.
Como suponemos muchos se habrán enterado, los posavasos y la portastudio fueron ofrecidas a los presentes la noche de la fiesta. Lo que nos quedaba y muchos reclamaban impacientemente eran 18 temas que estaban grabados de a 2 en 9 cedes, material que tuvimos en nuestras manos recien la noche del evento. De ahí la supuesta demora que increiblemente nos valió agresiones completamente inentendibles. Los más ridículos nos enviaban el fragmento del acta que escribió Calamaro (la cual está publicada más abajo en este blog) donde dice que deja los temas y nos decían que esa era la prueba de la existencia y que teníamos la obligación... en fin.
Tomamos tanto el acta (que fue leída por Pablo Aladren en el Salmonfest) como el resto del paquete navideño de Calamaro como un gesto de cortesía, complicidad y como un modo de estar presente en el evento, actos que abrazamos con absoluta gratitud y felicidad por la causa emprendida.
También queríamos decir que estamos muy agradecidos a las 300 personas que estuvieron presentes en el Uniclub, a todos aquellos que alentaron la iniciativa, que la fueron mejorando con trabajo y criticas, a todos los músicos, a su buena voluntad y a su sinceridad que no necesitó de palabras.
Fue una noche que no olvidaremos jamás y que esperamos repetir en conjunto con todos los salmones o futuros salmones que así lo deseen.

Los temas fueron confiados a la trayectoria de los buenos amigos de Camisetas para todos, por lo cual para disponer de esos 18 inéditos de inéditos no tienen más que ingresar aquí y bajárselos.

pd1: para entender un poco más del disco lean el acta

pd2: proximamente vamos a estar subiendo textos y videos de la noche del 22

God save El Salmón !!!